De los Judas a los Alebrijes

La quema de los judas surge como una representación del pasaje bíblico en el que Judas Iscariote traiciona a Jesucristo. Durante los siglos XVII y XVIII, en España se elaboraban figuras de trapo rellenos de paja, al que apedreaban y quemaban en las calles y plazas públicas, durante el sábado de Gloria o Domingo de Resurrección.

Esta era una forma en que la población realizaba su propia interpretación de Judas, para destruirlo y simbolizar el fin del mal y la traición. En México, la quema de los Judas llegó a través de las órdenes religiosas con la colonización española, como una estrategia didáctica para evangelizar a la población, ya que simbolizaba la destrucción del mal y generaba un ambiente festivo que finalizaba con el tiempo solemne de la Semana Santa.

El Judas mexicano ha sido elaborado con la técnica de la cartonería que emplea materiales como carrizo, madera y papel, y con el paso del tiempo se ha convertido en una tarea que demuestra las cualidades artísticas de quienes lo elaboran, ya que podemos observar diversas formas, donde lo más tradicional es la figura del diablo, pero también hay personajes cómicos y más recientemente los alebrijes.

Los Judas y Alebrijes son acompañados de fuegos artificiales, y son organizados por la población en diversas partes del país, como una actividad recreativa, o en dinámicas donde los participantes concursan demostrando su creatividad y talento.



Galeria
  • Todo
  • Alebrijes
  • Judas Cómico
  • Judas Tradicional